jueves, 27 de agosto de 2015

Sin titúlo


La intimidad ciega con el
departamento de al lado me da vergüenza
el golpe de la puerta, las llaves abriendo
la voz del televisor, su murmullo o el mío.


Sin titúlo


Veo la gente pasear
esquivarse como peces
abrir sus aletas, soltar escamas
y con las manos saladas tocarlo todo.
Veo gente pararse en punta de pie
para mirar sus rostros plateados
iluminarse en las vidrieras.

Flores de kaba


Se alegra el corazón
el espíritu habla.

La otra ciudad


En el mapa: la capilla y el teatro
Levantar los ojos y "La pequeña Wingleburry"
hecha de papel abrazada a la pared.
¡Por la calle asfaltada! me señalan
y uno de ellos extiende el brazo por encima de mi cabeza, rie.

Sin título


La hija del hombre que amé
me cruza en la vereda
Ella no me conoce
ni sabe que su padre me amó.